Mizuna púrpura (Brassica rapa var. nipposinica)


Brassica rapa var. nipposinica
Brassica rapa var. nipposinica

 

  • Familia: Brassicaceae
  • Origen: China.
  • Porte: Bajo y abierto.
  • Desarrollo: Las hojas basales no sobrepasan los 20 o 30 cm de altura, alcanzando las espigas florales una altura aproximada de unos 40 cm.
  • Crecimiento: Rápido.
  • Rusticidad: Tolera las bajas temperaturas del invierno mediterráneo pero no el frío extremo y las heladas dañarán sus hojas si no le procuramos cierta protección.
  • Tipo de suelo: Ligero con buena capacidad de drenaje, rico en materia orgánica.
  • Exposición: Sol o media sombra.
  • Propiedades y usos: Muy empleada en ensaladas, por su valor culinario y el colorido que aporta a los platos pero también por sus propiedades medicinales. La variedad púrpura adquiere una tonalidad muy atractiva, que contrasta con el verde dominante de otras hierbas. El sabor, que puede describirse como una mezcla entre la rúcula y la mostaza, contiene notas dulces y picantes, que se intensifican cuando la planta adquiere cierta madurez.

 

La mizuna, rica en vitaminas, tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, por lo que se considera un alimento anticancerígeno. Se emplea tradicionalmente en la cocina japonesa, tanto en ensaladas como en sopas.

 

 

Aunque esta planta se puede cultivar durante todo el año y consumir los brotes frescos, tiene una mayor duración y sus propiedades se concentran mayormente en los días cortos, por lo que solemos sembrar la mizuna en macetas, jardineras o en suelo libre, desde mediados de septiembre hasta marzo. En el verano seco y caluroso de la región mediterránea la planta sube rápidamente a flor, por lo que la recolección tiene que ser más temprana. Sin embargo, en aquellos lugares en los que disfrutéis de veranos más frescos, se podrá hacer un mejor aprovechamiento de esta planta en la huerta de primavera.