Salvia (Salvia officinalis)


Salvia officinalis
Salvia officinalis

 

  • Familia: Lamiaceae
  • Origen: Mediterráneo.
  • Porte: Frondoso y abierto.
  • Desarrollo: Hasta 80 cm de altura.
  • Follaje: Perenne.
  • Crecimiento: Medio.
  • Rusticidad: Soporta bien el frío, aunque pierda total o parcialmente la parte aérea durante el invierno.
  • Tipo de suelo: Indiferente, siempre que sean suelos con buena capacidad de drenaje.
  • Exposición: Sol.
  • Propiedades y usos: Planta globalmente cultivada por sus usos culinarios y medicinales, gracias al aprovechamiento que puede hacerse de las hojas y las flores. La salvia apenas necesita ser presentada. Posee además un gran valor ornamental y favorece la biodiversidad en nuestros espacios verdes gracias al atractivo que sus flores ejercen sobre insectos beneficiosos, por lo que a menudo se encuentra presente en jardines y parterres de aromáticas, en exposiciones soleadas, preferentemente en terrenos sueltos y poco fértiles.

 

La salvia puede cultivarse a partir de esquejes o de semillas, aunque nosotros preferimos la siembra: las plantas nuevas, con una mayor riqueza genética, presentan de esta manera un crecimiento más vigoroso en el momento del trasplante.