Viburnum plicatum "Mariesii"


Viburnum plicatum "Mariesii"

Maceta 10,5 cm

Viburnum plicatum "Mariesii"

3,95 €

  • 0,5 kg
  • disponible
  • Tiempo de envío 24-48 horas. Los pedidos que incluyen plantas se envían a principios de semana (lunes, martes).


Familia: Caprifoliaceae

Sinónimo: Viburnum plicatum f. tomentosum "Mariesii"

Origen: Este de Asia.

Desarrollo: Arbusto de formación abierto que puede alcanzar una altura de 3 metros, desarrollándose igualmente a lo ancho.

Tipo de suelo: Suelos profundos y fértiles, medianamente húmedos.

Exposición: En función del clima y las condiciones particulares de cada jardín, la planta preferirá un lugar soleado o con sombra parcial (en aquellos lugares en los que el verano es severo). También se adapta bien a lugares relativamente sombríos, aunque la floración sea menos exuberante. En este aspecto es un arbusto bastante manejable, aunque tendremos en cuenta que se trata de una planta propia de climas templados y húmedos.

Rusticidad: Soporta heladas fuertes (-25 ºC).

Follaje: Caduco. Hojas opuestas y ovaladas con el borde aserrado, algo tomentosas, que toman en otoño atractivos tintes rojizos.

Floración: Las flores se disponen en llamativas inflorescencias con dos tipos de flores: las exteriores, más grandes, de un blanco brillante e inmaculado, dispuestas para atraer a los insectos polinizadores, son en realidad estériles, mientras que las interiores, más pequeñas, de un tono más amarillento, son fértiles, siendo estas las que formarán las drupas que, al igual que ocurre con otros arbustos del género, atraerán a un gran número de aves durante el otoño.

Usos en el jardín: Hermoso arbusto cultivado por su exuberante floración primaveral y por la curiosa disposición de las ramas en niveles o capas. Destacará tanto en solitario como en setos y macizos arbustivos. Las ramas primarias muestran un pronunciado crecimiento vertical mientas que las secundarias se desarrollan horizontalmente, siendo estas las que nos dan la impresión de que la planta montada por niveles, como ocurre con algunas coníferas. En estado vegetativo, gracias al verde continuado de su follaje, este efecto es menos apreciable, pero su disposición destacará especialmente durante la floración.